PASCUA: ¿QUÉ ES LA PASCUA?

La palabra “Pascua” viene del idioma hebreo (pesáh) y del griego (pascha). La palabra “Pascua” en español significa “paso” “salto”.evangelio-18-de-abril-de-2010-color
Para los judíos:
En el pueblo judío anterior al nacimiento de Cristo, la pascua era una fiesta de pastores en la que se mataba un cordero para pedir la fecundidad. Después pasó a celebrar la liberación del pueblo judío de la esclavitud de Egipto. En la pascua los judíos celebraban -y celebran en la actualidad- el “paso” (la Pascua) del Mar Rojo del pueblo hebreo hacia la liberación de la esclavitud.
Para los cristianos:
Todos los que creemos que Jesucristo es Dios celebramos la Pascua con otro contenido. Para los cristianos es la fiesta más importante de todo el año ya que en ella celebramos el “paso” de Jesús de la muerte a la vida. La Pascua para nosotros es la celebración de la RESURRECCIÓN DE JESÚS. El Señor es nuestra nueva Pascua.

RESURRECCIÓN DE JESÚS: ¿QUÉ ES?

Es el misterio central de la fe cristiana. Es la base de todo lo que creemos los cristianos.
La resurrección de Cristo no es un retorno a la vida de antes; es el paso a una nueva dimensión vital nueva, que transfigura la simple existencia humana. Aquello que Cristo ha vivido ya es lo que nos espera y ha inaugurado para nosotros.
– ¿Qué entendemos los Cristianos por Resurrección de Jesús?
La Resurrección de Jesús es un hecho real, histórico y meta histórico, es decir, que va más allá, pues anticipa nuestra propia resurrección. Cuando pienses en esta verdad de fe, toma en cuenta estas cuatro afirmaciones:
1. La resurrección de Jesús no es una vuelta a su vida anterior, para volver a morir de nuevo.
Jesús entra en la vida definitiva de Dios; es “exaltado” por Dios (Hch 2,23); es una vida diferente a la nuestra. (Rm 6, 9-10)XV-RES~1
2. Jesús resucitado no es una “alma inmortal”, ni un fantasma. Es un hombre completo, con cuerpo, vivo, concreto, que ha sido liberado de la muerte, del dolor, de las limitaciones materiales, con todo lo que constituye su personalidad.
3. Dios interviene, no para volver a unir el cuerpo y el alma de Jesús, sino que ocurre un nuevo prodigio, una intervención creadora de Dios. El Padre actúa con su fuerza creadora y poderosa, levantando al muerto Jesús a la vida definitiva y plena.
4. No se trata de que Jesús resucitó “en la fe” de sus discípulos, o “en su recuerdo”. Es algo que aconteció verdaderamente en el muerto Jesús y no en la mente o en la imaginación. Jesús realmente ha sido liberado de la muerte y ha alcanzado la vida definitiva de Dios.

(Recogido en la Web de la Diócesis de Canarias)